• El Escudo y La Bandera de Cachicadán
  • Danzas Típicas de Cachicadán
  • Danzas Típicas de Cachicadán
  • Las Pallas y el Chiroco de Cachicadán
  • San Martín de Porras - Patrono de Cachicadán
  • Iglesia Matriz de Cachicadán
  • Danzas Típicas de Cachicadán
  • Santos Benites - Mayordomo 2008. QEPD
  • Chicharrón y mote de Cachicadán
  • Cementerio Jerusalén de Cachicadán
  • Cerro - El Angla
  • El Cerro - La Botica
  • Plaza de Armas de Cachicadán
  • Ciprés Eterno y La Botica
  • La súbida al Barrio San Miguel
  • Rumbo a Pamate
  • Baños Termales
  • Rumbo a las labores cotidianas
  • Sembrío de papas Familia Qusipe
  • jquery slider
  • Barrio
image slider by WOWSlider.com v8.7

50 AÑOS DEL COLEGIO NACIONAL POLITÉCNICO - ANDRÉS AVELINO CÁCERES - CACHICADÁN

Resultado de imagen para colegio caceres de cachicadanNuestra alma mater fue fundada como Andrés Avelino Cáceres en el año 1967. Siendo antes Colegio Nacional “San Martín de Porras”.

En mayo próximo se cumplen 50 años brindando una formación de calidad con valores, ser cacerista es ser emprendedor, organizado, limpio, puntual y disciplinado; orgullosos de haber vestido ese uniforme.

Para el primer día de clase levantarse más temprano la entrada era a las 8am., Estaba a un kilómetro de distancia aproximadamente;  enrumbarse al colegio Cáceres más grande que las escuelas en aquella época; esperar que nos indiquen cual iba a ser el salón del primer año de media, subir por las escaleras mirar la campana que pendía de una viga de madera de eucalipto, que llevaba años allí, marcando la hora de ingreso, el cambio de hora, el recreo y la salida; testiga de cientos de miles de formaciones.

Temerosos por los comentarios vertidos por amigos que ya estudiaban allí, los profesores son “malos” no es igual que la escuela, hay cambio de hora y un sinfín de cambios que revoloteaban en mi cabeza y en la de mis compañeros. Hoy agradezco la "maldad" de aquellos profesores quienes supieron inculcarnos los valores que nos hacen ser mejores personas que ayer y mañana seremos mejores que Hoy.

No te dejaban salir a la calle porque allí existía un kiosco, que a decir verdad no tuve necesidad de visitar.

Después de la primera formación, vino la indicación de dónde íbamos a estar los del primer año “A”. Entrar el primer día al salón encontrarme con nuevos amigos de la otra escuela que habíamos sido enemigos durante el período de primaria, los apodabamos “los ratones de la 35” (80535) y a nosotros nos apodaron “los gatos de la 36” (80536); competencias de fulbito, vóley eran a  muerte, siendo imparcial la 36 le daba como a hijo a la 35.

En el Cáceres nos juntábamos todos (80535 y 80536), algunos migraban a la “costa”. Esperar a nuestros profesores nuevos para nosotros pero viejos en aquel plantel de color celeste, las horas eran interminables, llegado el recreo, arreglar tus cuadernos e ir al patio inmenso con tus nuevos amigos y con los antiguos a intentar jugar pelota, ya no era como en la escuela que jugábamos a la mesa, aunque en alguna oportunidad lo hicimos, demás está decir que estrenamos uniformes y útiles, los cuadernos con un mapa del Perú y un maestro pircándolos, aquellos años.

Nuestras chapas o  motes los heredamos de nuestros hermanos mayores como es el caso de mi compañero de carpeta “chepito” (es una historia aparte), conversábamos de muchos temas y de muchas “experiencias” formamos nuestro grupo de arte, la chicas eran muy bullangueras cuando estábamos solos en el aula, alguien decía allí viene el auxiliar y todo el mundo en su sitio calladito.

Las clases más divertidas eran las que las entendía con facilidad por ejemplo Historia Universal, porque el profesor Carlos Vílchez, nos contaba las películas con tal exactitud y con todo detalle que ahora y después de muchos años siempre que veo “BenHur” y “La Odisea” siempre recuerdo al profesor Vilchez que cuando la puerta se cerraba por la fuerza del viento, el profesor decía: “Adelante demonio…”, como olvidar su “chancay” que guardaba con celo en su maleta de James Bond, en los siguientes grados había Yo de probar algunos cuantos “chancayasos” por haberme confundido en el examen oral de las capitales de países.

Como olvidar a mi profesora de inglés, bonita, sin temor a equivocarme todos creímos estar enamorados de ella y tratabamos de "jalar" en inglés por el simple gusto de reprobar y estar cerca de ella.

Mis entrañables amigos son una historia aparte, solo espero, que la vida haya sido buena con ellos y que sean felices al igual que Yo.

Todo eso sucedió durante los cinco años que permanecieron en el colegio, estudiamos dos turnos de 8-12 hrs y de 2-5pm luego salíamos  corriendo a aprovechar la luz día porque a veces había luz eléctrica y muchas otras no. Cuando había exámenes solíamos usar la luz de los postes porque seguramente “nos concentrábamos mejor”.

Cuantas anécdotas buenas, malas y trágicas como por ejemplo la caída desde el segundo piso del colegio de mi promoción Villanueva, que por unos centímetros no fue a parar en el duro cemento de la vereda del salón de actos, preocupados por su estado y recuperación indagamos con sus hermanos mayores y ellos decían está mejorando, lo llevaron a Santiago de Chuco y tiempo después regresó y por la gracia divina ahora mi promoción está bien, en la actualidad, conversamos cuando él puede por sus múltiples ocupaciones.

Cuanta historia por contar pero lo dejamos allí. Parafraseando a nuestro Mariscal Andrés Cáceres Dorregaray de quien heredamos su honorable nombre. “El Colegio será grande, el colegio será lo que deba ser, si todos los Caceristas nos resolvemos virilmente a engrandecerlo

1019470
Hoy
Ayer
Esta semana
La semana pasada
Este mes
El mes pasado
Todos los días
642
1102
6316
7288
16294
2613
1019470

Su IP: 54.224.18.114
2017-11-20 21:11

Please publish modules in offcanvas position.